Cabezo de Torres

Situación Geográfica

La pedanía de Cabezo de Torres se sitúa al Norte del término municipal, a unos 3,7 kms de la capital, contando con una superficie aproximada de 14,375 km², a una altitud media de 50 m sobre el nivel del mar. Limita al Norte con el término

municipal de Molina de Segura y la pedanía de El Esparragal; al Este nuevamente con El Esparragal y con la también pedanía de Monteagudo; al Oeste con la pedanía de Churra; y, al Sur, con las pedanías de Zarandona y Santiago y Zaraiche.

Datos

SUPERFICIE (km2): 14,90

POBLACIÓN TOTAL: 12.556

POBLACIÓN EXTRANJERA (%): 8,7

DENSIDAD POBLACIONAL (hab./km2): 842,68

TASA DE PARO SOBRE PPA (%): 16,1

TASA DE DEPENDENCIA: 47,1%

ÍNDICE DE VEJEZ: 13,3%

Historia

El reconocimiento de Cabezo de Torres como pedanía independiente es relativamente reciente, ya que hasta el año 1.897 era considerado un lugar que dependía y se encuadraba dentro de la pedanía de Churra.

Su denominación actual le viene dada, según Díaz Cassou, como consecuencia de la identificación del cabezo alrededor del cual se congregó el núcleo inicial de población, con el nombre de la familia Torres, propietaria de estas tierras. Miembros de esta familia de origen catalán, que pasado el tiempo obtendrían el título de Marqueses de la Corona, acompañaron al rey Alfonso X en la conquista de Murcia y, como pago por sus servicios, el monarca les concedió tierras en la zona que actualmente ocupa la pedanía de Cabezo de Torres.

Desde 1935 a 1994

En el año 1.395 D. Juan Torres fue regidor de la ciudad de Murcia, quedando constancia de que en 1.410 Juan Sánchez Torres era propietario de las tierras donde posteriormente se ubicaría el núcleo de población que terminaría por conocerse como Cabezo de Torres a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

Inicialmente, tal como se señala anteriormente, el lugar se encuadraba dentro de la diputación de Churra, siendo conocido durante cierto tiempo como Cabezo de Churra, aunque en el año 1.608 es citado en la escritura de fundación del Molino del Armero como Cabezo de los Frailes, posiblemente por la proximidad de una de las residencias de los frailes carmelitas.A partir de la primera década del siglo XVIII

el lugar comienza a conocerse como Cabezo de la Santa, denominación derivada de un acontecimiento religioso que tuvo lugar en el año 1.706 y que alcanzó gran difusión en toda España. Tal suceso ocurrió en la casa del labrador Francisco López Majuelo, en donde un busto de la Virgen de los Dolores derramó sus lágrimas, convirtiéndose, a partir de ese momento, Nuestra Señora de las Lágrimas en la patrona del lugar. Dicha imagen fue trasladada el 11 de agosto del citado año a la Catedral de Murcia por voluntad del Cardenal Luis Mª. Belluga, Obispo de la Diócesis por aquellas fechas, volviendo a la iglesia parroquial de Cabezo de Torres el 16 de octubre de 1994, hecho que se conmemoró con la celebración de un Año Jubilar Mariano.

Establecer título para este párrafo

Dado el crecimiento poblacional y económico del lugar, será el siglo XIX el periodo en el que comienzan los movimientos destinados a configurar con entidad jurídico-administrativa propia a la que después se conocerá como pedanía de Cabezo de Torres. Concretamente en 1.821 el pequeño poblado se separará de Churra, aunque política y administrativamente seguirá dependiendo de aquella hasta el año 1.897, a partir del cual se reconoce oficialmente la existencia de la pedanía de Cabezo de Torres. En este periodo de tiempo también se termina de construir la actual iglesia, siendo Obispo D. Tomás Bryan Livermore.

Desde comienzos del siglo XX se detecta en la pedanía recientemente creada un importante y progresivo aumento de población que le llevará desde los 4.022 habitantes de 1.950 hasta los 9.280 de 1.996. Inicialmente la agricultura era su principal riqueza, pero, al igual que en la mayoría de las pedanías, la industria manufacturera y el sector servicios han ido desempeñando un papel determinante en la ocupación de su población activa. Concretamente es el sector servicios el que mayor población ocupa en la pedanía de Cabezo de Torres, seguido muy de cerca por la industria manufacturera, estando más alejadas las cifras de ocupación del sector agrícola y la construcción.Cuando se habla de Cabezo de Torres es obligado mencionar sus fiestas de Carnaval, ya que los “Carnavales del Cabezo”, declarados de interés turístico, tienen unas características propias que lo identifican y

distinguen del resto de carnavales que se celebran en otros pueblos y ciudades de la Región de Murcia. Es este un festejo original, y, sobre todo, popular, que durante todo el año se viene preparando con enorme dedicación y cariño por los componente de las comparsas, que intentan mantener en secreto los temas que servirán de inspiración en la confección de los disfraces, para que la sorpresa de sus vecinos y visitantes sirva para avivar el ambiente festivo y bromista que, durante los días de celebración del carnaval, se extiende por todos los rincones del pueblo, trasladándose, incluso, a la vida cotidiana de todos sus vecinos.

Información relativa a demografía, mercado de trabajo y actividad económica. Actualizada a diciembre de 2015.

Cifras del Cabezo de Torres

Fuente: Censo del impuesto de Actividades Económicas, Ayuntamiento de Murcia.

X